El CESA 2018 también sirvió para el crecimiento arbitral

El concepto de ‘formación’ siempre es clave en los CESA, para todos los jugadores y técnicos participantes. Pero la edición del CESA de baloncesto de Valladolid 2018 lo fue también para los árbitros.

Cada partido del CESA en categoría Cadete lo dirigieron tres árbitros del Grupo 1 de la FEB, los encargados de arbitrar los partidos de Liga Femenina, LEB Oro y LEB Plata. El motivo para contar con un nivel arbitral tan alto (habitualmente, son árbitros de grupo 2 y 3 los encargados de dirigir estos encuentros, como hicieron en la categoría Infantil) fue que, desde el mes de septiembre, el arbitraje a tres árbitros se iba a implantar en las categorías dirigidas por el Grupo 1, por lo que el CESA de enero era el banco perfecto para el crecimiento arbitral. Xavi Amorós, exárbitro internacional y actual director técnico de Árbitros de FEB destacó el hito histórico de que el CESA 2018 “ha sido la primera competición oficial con arbitraje a tres, dentro del programa de implantación de este arbitraje en las competiciones FEB. Llevábamos desde diciembre con entrenamientos y lo pudimos poner en práctica durante el CESA, de cara que la temporada 2018/19 de LEB Oro y Liga Dia tenga tres árbitros dirigiendo los partidos.”

Por tanto, los jugadores y jugadoras que compitieron en Valladolid fueron dirigidos por árbitros del Grupo 1 (los que arbitran partidos de competiciones nacionales), en un proceso de formación continua. Según Amorós, “el arbitraje a tres necesitaba un proceso de adaptación porque la filosofía y la mecánica arbitral es diferente, pero sabiendo que este banco de pruebas iba a ser beneficioso para los jugadores y jugadoras cadetes del CESA, iba también a permitir dar un salto de calidad en la mejora arbitral de las competiciones FEB.”

De esta manera, el CESA 2018 se convirtió también en uno de los hitos del calendario técnico de los árbitros del Grupo 1. Según Xavier Amorós, también "se trabajó la lectura de juego, para que hubiera un arbitraje adaptado al baloncesto que practican los equipos de formación” aunque asegura que “no hay diferencia en mecánica arbitral entre el baloncesto de élite y el formativo.”

CESA es el marco perfecto para el crecimiento deportivo, tanto de los jugadores en edad escolar como de los árbitros. Ambos crecen y posibilitan el crecimiento del otro.